Desratización

Por medio de la desratización procedemos a controlar  los roedores que causan daños en materiales y en edificios.

Además de los daños y pérdidas económicas que puede representar la presencia de roedores en un edificio o negocio, también pueden constituir un vector de transmisión de enfermedades a los humanos.

Un control integrado de plagas de roedores debe comenzar con una buena inspección, para saber las posibles causas y verificar las entradas al interior de las instalaciones y viviendas. Posteriormente se llevara a cabo un tratamiento adecuado incorporando barreras físicas y aplicando el tratamiento químico que mejor se adapte a las circunstancias.

Por lo tanto para el control de roedores, es necesario un buen DIAGNÓSTICO DE SITUACIÓN INICIAL centrado en el estudio de la actividad y del entorno; planteando las características medioambientales; analizando las particularidades estructurales del edificio. Es de vital importancia mantener limpio el entorno más cercano, tener pavimentados los sótanos y cuidadas las zonas ajardinadas y llevar a cabo hábitos saludables en cuanto a la gestión de basuras.

Anuncio publicitario
A %d blogueros les gusta esto: